Foto: Agustín Bedoya

¿Existe Un horario perfecto para mi boda?

Cada vez son más comunes en nuestro país las celebraciones en la tarde, bodas que empiezan a las tres o cuatro pm y se extienden hasta las dos de la madrugada exigiéndole a los novios una agenda detallada,  llena de pequeñas actividades que les permitan a los invitados disfrutar cada minuto sin sentir aburrimiento o cansancio, pero ¿cómo decidir si hacer la fiesta en la mañana, en el día o en la noche? 

Cada hora del día tiene unas características y cada pareja unos intereses y gustos claros

Para decidir qué tipo de fiesta ofrecer y su horario,  es indispensable pensar en lo que como pareja les gusta y disfrutan, así, unos novios llenos de amigos, amantes de los ambientes ruidosos  y el baile es muy probable que se sueñen ese gran día con una fiesta y para lograrlo deberán ser cuidadosos en la escogencia del día y la hora,  pues para vivir una fiesta, cada minuto cuenta.

Para unos novios tranquilos en cambio, amantes de la comida y la buena música en cambio,  los domingos en la tarde son una gran opción, pues esperan que haya un ambiente tranquilo en donde ellos y sus invitados puedan conversar, contarse historias y disfrutar de la compañía de quienes se reúnen en ese día especial.  Este ejercicio sencillo les dará claridad para escoger si su boda debe ser planeada en la mañana, en la tarde o en la noche.

Fotos: Sara Morales

EN LA MAÑANA

Ideal para las parejas prácticas, esas que disfrutan más los viajes que las fiestas y que quieren que su celebración sea conocer un gran destino, para estos novios es más emocionante invertir su dinero en un viaje y aunque tienen claro que no quieren una fiesta, quisieran empezar esta nueva etapa con algún ritual o celebración.  Esta puede ser una celebración a las diez u once de la mañana,  en donde se ofrezca a los invitados unas bebidas suaves, tal vez algunas refrescantes y un delicioso almuerzo.  En estas bodas el tiempo es corto, los novios deben ser conscientes que tendrán los minutos exactos para compartir con sus familiares y amigos, hacerse unas fotos y partir.

 EN LA TARDE

Fotos: Sara Morales

El horario soñado y más apetecido por las parejas y por los fotógrafos, quienes disfrutan al máximo las posibilidades que la luz les ofrece y se deleitan haciendo fotos con luz de día, con el atardecer y en la noche.  Las bodas en la tarde empiezan a las 3 o 4 pm y se deben hacer el sábado o el domingo víspera de festivo,  pues así  los novios se aseguran que sus invitados estarán en la mejor actitud para disfrutar de muchas horas de baile y fiesta sin preocuparse porque el día siguiente tengan que madrugar a estudiar o a trabajar. Estas fiestas son muy exigentes en su agenda y obligan a los novios a hacer una inversión mayor,  en alimentos y bebidas, que la que tendrían que hacer los novios que se casan en la noche o en la mañana, son fiestas en las que la música debe 

ser protagonista  y en las que los novios están obligados a tener diferentes proveedores encargados del entretenimiento para evitar la monotonía y el cansancio; en estas fiestas cabe perfecto un coctel para recibir a los invitados, con música en vivo, en el que se ofrezcan pasabocas y bebidas ligeras o cocteles diferentes a los que se ofrecerán el resto de la noche y por supuesto con una apuesta clara en la música,  en vivo o con el mejor DJ,  para tener una celebración todo el tiempo en su punto.  Unos novios amantes de las fiestas que decidan casarse en la noche,  deben tener muy claro que el tiempo de disfrute será realmente corto y tal vez si no lo contemplan sientan al terminar su celebración que fue insuficiente.

EN LA NOCHE

Foto: Sara Morales

Ideal para las parejas románticas, que quieren celebrar su día de manera especial pero que disfrutan más de una buena comida y un ambiente cálido.  Son novios para los que bailar no es tan importante mientras que la experiencia gastronómica es su mayor interés.  Estas celebraciones pueden empezar a las 7 de la noche con una misa, ceremonia o ritual y extenderse hasta las 2 de la mañana, solo deben ser conscientes que el tiempo sólo alcanzará para ofrecer los alimentos, hacer fotografías con los invitados mientras se disfruta de un buen ambiente y que el tiempo transcurrirá creando una experiencia similar a lo que ocurre en un bar.

Tener un consumo mayor de alimentos y bebidas, pues tendremos invitados desde muy temprano y es nuestra obligación asegurarnos que no pasarán hambre en ningún momento y que les daremos todo lo necesario

Ideal para las parejas románticas, que quieren celebrar su día de manera especial pero que disfrutan más de una buena comida y un ambiente cálido.  Son novios para los que bailar no es tan importante mientras que la experiencia gastronómica es su mayor interés.  Estas celebraciones pueden empezar a las 7 de la noche con una misa, ceremonia o ritual y extenderse hasta las 2 de la mañana, solo deben ser conscientes que el tiempo sólo alcanzará para ofrecer los alimentos, hacer fotografías con los invitados mientras se disfruta de un buen ambiente y que el tiempo transcurrirá creando una experiencia similar a lo que ocurre en un bar.

Tener un consumo mayor de alimentos y bebidas, pues tendremos invitados desde muy temprano y es nuestra obligación asegurarnos que no pasarán hambre en ningún momento y que les daremos todo lo necesario

Fotos: Agustín Bedoya